Es verdad que relativizo, pero no por descreimiento, que también (ya empiezo) sino porque creo que esto del mundo es muy complejo, es decir, rico, prolijo, exuberante, chocante... ¡Tú fijate como es un pulpo! ¡O tu abuelo!